lunes, 26 de diciembre de 2016

Cuando se muere una parte de ti...No siempre es trágico


Salí de casa como a las 8:30 am...Estaba el ambiente frío, se sentía un congelamiento en el aire....Igual, me había abrigado lo suficiente...También llevaba en mi mano izquierda mi gorrita roja, para el sol, que regularmente acá hay en la tarde... Y mi mochila que acostumbro llevar cuando salgo a mi labor académica. Aunque para mí no la siento pesada (por la costumbre), sí es pesada con todas las cosas que le pongo...

Fui a mi labor académica, hice algo de mi labor...y resolví salir temprano de regreso a casa. Como el ambiente estaba bonito, no había llegado el calor todavía y seguía un ambiente frío, fui a dar un breve paseo... En el camino fui viendo todo a mi alrededor, pues no conocía mucho por esos lares...Estaba de pasada por caminos desconocidos fuera de mi país....Así que disfrutaba cada paso que daba, escuchando voces y sonidos diferentes....No compré nada esa vez porque mi mochila ya estaba muy llena como para que quepa algo más y no quería llevar nada en la mano...(claro sólo llevaba mi gorrita roja).

Caminando ya de regreso, mi brazo empezó a dormirse, mmm no le hice mucho caso, pero no pasó mucho tiempo y cada vez se dormía más hasta que se durmió por completo...Bueno ya estoy de regreso a casa así que ya se despertará - pensaba- Seguí caminando y me daba cuenta que esto de la dormida estaba durando. Otra vez, pensaba y me decía: el frío y con el peso me ha sucedido esto...Bueno seguiré avanzando, ya llegando a casa se despertará...Pero luego empezó a dormirse mi otro brazo....Mmmm, mucho peso y como es un ambiente diferente con este frío esto me está sucediendo - pensaba...
Apresuré mis pasos para llegar más rápido a casa, pero oh se durmió por completo mi brazo...Oh tenía los dos brazos dormidos,....Para eso, ya me faltaba como tres cuadras para llegar a casa...Había pensado comprar en una tienda unos artículos que necesitaba, pero ya con los dos brazos dormidos y con el peso de la mochila, no, no iba a ser muy cómodo, es más no iba a poder coger las cosas en la tienda...
Apresuré más y más mis pasos...Ahora ya mis dos manos se habían dormido también...Hice mucha fuerza para juntar mi mano izquierda a mi pierna para que no se cayera mi gorrito, pues ya no podía mover ni los dedos de la mano...Toda tiesa como tiza caminando con mis brazos y mis manos muertas (mejor dicho dormidas)....Oh, pensaba, no, que no se me duerma el cuerpo..No quiero que me tengan que recoger del suelo...Además no quería dejar mis huesitos en un país ajeno a mi patria...Noooo...

Pasaba por la gente, pensando si se darían cuenta de algo extraño en mí, pero no, nadie notaba nada, eso lo veía en las personas que pasaban junto a mi, además que eran pocas...

Asu, mi gorrito ya mismo se me caía, pues yo no podía sujetarlo con mis manos, así que nuevamente hice un esfuerzo y junté más mi mano a mi pierna para que esté sujeto mi gorrito y no perderlo en el camino....

Llegando a casa ya, pensaba que Micaela (que es la que está en casa en general siempre) me abra rápido la puerta...Por fin llegué a la reja de la casa y con muchísimo esfuerzo pude tocar el timbre...Sabía que Micaela se iba a extrañar que no abría yo misma la reja para entrar a casa...Micaela demoró unos minutos (que me parecieron unos largos minutos) para abrirme la reja...Pero ella, lo abre desde dentro de casa y claro, pensando que yo iba a entrar a casa, ella no salía...Yo me quedé estática esperando que Micaela se diese cuenta que no entraba a casa y que salga a verme...Oh, todo esto aumentaba mi extrañeza de lo que me había pasado...Micaela salió a la puerta de entrada de casa, me quedó mirando y yo le pude decir: "Micaela, ayúdame, ven, no puedo moverme". Micaela se quedó absorta mirándome y ya se dio cuenta que algo sucedía y salió a ayudarme...No puedo mover los brazos- le dije...Pero cuando ya ella se acercaba a la reja para abrírmela, mi brazo derecho comenzó a despertar. Micaela me ayudó con la mochila y me dijo: ¿Pero qué pasó? Oh...Ella asustada...Y yo ya riéndome que ya pasaba de esa dormida...Recogió Micaela mi gorrito y yo ya pude proseguir mi camino para entrar a casa.. (primero pasé por el jardín de la salida de la casa)...Así que cuando ya llegué a la puerta de casa, ya mi otro brazo junto con mi mano empezó a despertar...Ya el resto, se imaginarán...Expliqué a Micaela todo esto que he contado anteriormente y comenzamos ya a reirnos...El hecho que mis brazos junto con mis manos despertaron habiendo llegado ya a casa...

Cosas que suceden, anécdotas que quedarán en el recuerdo y que dan risa, pues quien lo ha vivido (yo) fueron momentos un poco angustiosos....jaja...
En fin, mi cuerpo estaba en otro ambiente ajeno al suyo, así que reaccionó así: el peso y el frío hicieron una combinación para que los dos quedaran dormidos en el camino de REGRESO A CASA...

...Cuando se muere algo de ti, no siempre es trágico jaja (claro si es solo unas dormidas que parecen muertes...)