miércoles, 1 de junio de 2016

"La enmascarada"

Me pregunta ¿cómo estás? Respondo, pero alego algo más: "Me costó bastante esfuerzo esto, ahora estoy can...No me deja que termine y dice: "No me importa tus detalles..." - Primer punto.

Ya me doy cuenta que sólo le interesa saber cómo me va para ver si me va mal. Eso sí le interesaría.
Es la enmascarada que sonríe a tus ojos, pero en su alma corre ese líquido pegajoso....

Decir mucho no conviene, menos decir de tus cosas que tienes, que te pasan, lo alegre que estás por esto...No. A veces, uno por su alegría dice o cuenta algo que a la enmascarada le hiere en lo profundo.

A la enmascarada no le interesa nada de tí a menos si te sucede algo malo, o que te vaya mal en esto o aquello. Sus palabras la delatan y las personas con intuición, con ese olfato del entendimiento captan...

Ten cuidado con la enmascarada, está allí o allá o acá o aquí, enmascarada claro. Entonces tienes que tener atino para descifrar sus gestos, sus palabras. No es difícil, porque en tantas de sus acciones: gestos, palabras, miradas, puedes ver algo "sucio", algo "reprimido". Su represión: quiere tener lo que tú tienes, se siente inferior no tener igual que tú...

Cada persona debe alegrarse con lo que tiene, con sus dones, Ver sus cualidades desarrollarlas más. No ver al vecino, verse así mismo: disfrutar de la vida sin pretender igualarse al otro.

La enmascarada está cerca, conversé con ella ayer, mejor dicho di una opinión y saltó "su humo", su vibra latente, sólo la rozas y zasssss sale como un perfume en spray.

Tú ten cuidado con la enmascarada y también no seas tú la enmascarada. Esa máscara hace mucho daño tanto a la propia enmascarada como a la persona que la enmascarada cubre con su máscara y actúa con ella. Dile adiós a la enmascarada cuyo nombre es LA ENVIDIA.