jueves, 23 de junio de 2016

¿Dónde?

Caminaba en zig zag, parecía borracho, pero lo seguí observando,..., paró un taxi y lo abordó.

-¿Quién era este personaje que me llamó la atención?
Lo había visto en algún lugar, su mirada con esos ojos "saltones", esas ojeras, me llevaban a un pasado que me parecía cercano.

Insistí en seguir "rebuscando" en mis recuerdos a este personaje.
El hecho, que no llegué a recordar nada...Quizá, me había parecido y simplemente nunca estuvo o tuvo relación con mi vida...

Pasaron algunos días y de pronto escuché unos pasos apurados tras mí,...,No suelo voltear para ver quién está detrás de mí caminando, pero esta vez, volteé y me di con su mirada. Esta persona me miró y sonrió...Y era la misma persona que hace unos días me dejó inquieta pensando ¿dónde la había visto o conocido?

Su sonrisa me asustó, y sentí una punzada en mi corazón... Supongo del susto. Pero fueron unos instantes y esquivé la mirada rápidamente y seguí mi camino...Ahora sentía que esos pasos tras mí desaparecieron...Para mí fue mejor...Pero, por qué me asusté? ¿Por qué automáticamente quité la mirada, sin siquiera sonreírle también...

Mientras caminaba llegué a una esquina en el que habían interrumpido el tránsito vehicular...Mejor para mí, pues crucé más rápido la pista y pude llegar a mi lugar de trabajo....Una vez que llegué a mi trabajo, saludé a las personas conocidas, sonreí y me sentí tranquila....El hecho, que ese día tuve tanta tarea que hacer, que olvidé lo sucedido... 

De regreso a casa, nuevamente me acordé de esa persona...¿dónde lo había visto antes? Me parecía conocida, pero no logré recordar cómo la conocía.....

Cuando me disponía a dormir sentí mucho frío, a pesar que era verano.  Cerré la ventana de mi cuarto, apagué las luces, oré y me dispuse a dormir....Pero otra vez sentí frío...Decidí levantarme a tomar un té caliente...Me lo preparé y me sentí relajada...

-Ahora sí podré dormir para recuperar mis energías 

En mitad de mi sueño, sonó el teléfono celular, entre dormida, lo tomé 

-Hola! 
- Hola Liz, soy Julio, disculpa que te llame a estas horas, pero acabo de llegar del aeropuerto y no encuentro mis llaves...Te di unas copias a tí. Por favor, me podrías dar las llaves, estoy acá en tu puerta...

Julio era mi vecino, vivía sólo, alquilaba cuarto...

Inmediatamente fui al ropero donde había guardado su copia de llaves, me abrigué un poco más, abrí la puerta de mi casa y allí estaba julio: todo ojeroso, despeinado y con frío...
Nos saludamos alegres, Le di las llaves y él inmediatamente me agradeció y me dijo que ya conversaríamos mañana pues es muy tarde y  que lo disculpe por despertarme... De mi parte, traté que no se sienta mal y le dije: "a cualquiera le puede pasar, descansa, hasta mañana"

Otra vez me dispuse a dormir, pero ya no podía conciliar el sueño. Me quedé pensando y en mi mente estaba su mirada ojerosa...Recordé nuevamente a esa persona ojerosa, que hace unos días había visto y que me parecía haberlo visto antes. 

Nuevamente sentí mucho frío. Esta vez me preocupé, pues por qué otra vez ese frío?
Al amanecer estaba todas mis sábanas en el suelo y yo estaba prácticamente congelada....Me había quedado dormida y había tenido mucho frío...

Me cambié rápidamente para ir al trabajo y cuando abro la puerta a la calle, me quedé perpleja...Otra vez ese hombre estaba allí, pero esta vez parecía que me esperaba. Yo me dí con su mirada. Pero esta vez, me dije, pues lo voy a saludar y eso hice.

- Buenos días señor..
No me respondió el saludo y me dijo: "¿Dónde?"

-¿ Dónde qué..?
- ¿ Dónde te he visto antes?

Al decirme esto sí que sentí un frío en mi interior, sentí miedo.

- No lo sé - Le respondí.

- Siempre me has tenido cerca - Me respondió alejándose...

Ante esta respuesta, me dio tanto miedo que en vez de proseguir mi camino, regresé los pasos que había caminado de la calle y entré rápidamente a mi casa.

- A esta persona no logro recordar dónde la he visto, por qué me dijo eso?
 Entré a mi dormitorio y me choqué con mi espejo de mi ropero....Al verme, me asusté más:_ Estaba ojerosa y despeinada...Me eché a la cama y mis lágrimas salieron derrepente...

Llamé a mi amigo Julio y me respondió inmediatamente.

-¿Qué sucede, te siento tu voz muy nerviosa.

- Ven a mi casa - le dije.
- Voy

Lo esperé en la puerta de mi casa y le conté lo sucedido...

- No te preocupes - ,me dijo. Será un hombre indigente...

- Bueno, quizá tenga que olvidarme de lo sucedido y no darle importancia...
- Eso, eso es, No le des importancia- Me dijo

-¿ Dónde? ¿ Dónde he conocido a esta persona? y ¿ Por qué estuvo como esperándome?

Esa día, en la noche, al acostarme, en mi sueño vi a esa persona nuevamente, junto con mi amigo Julio y yo. Los tres nos mirábamos al espejo: estábamos ojerosos, despeinados y cansados...Me impresionó al ver un cartel que estaba detrás de nosotros y que leí en el espejo: "Siempre he estado con ustedes"....Desperté bruscamente con el corazón en la mano.... Y dije sin pensarlo: "Me he olvidado de que la vida es una sóla, hay que vivir la vida: disfrutar, ver alrededor, ayudar...

Luego, me vino una tranquilidad y una sonrisa plena....
Ya no volví a ver ese hombre, pues  mi reflejo había cambiado. Dejé  ese reflejo de vida que a veces se retiene y se apega a uno, sin que uno se de cuenta...