lunes, 26 de octubre de 2015

   Todos tenemos nuestra fascinación


Te has puesto a pensar qué es lo que te encanta hacer?
Por supuesto que lo has hecho.
Eso que te encanta, lo haces con la sonrisa en el alma..¿Verdad? 
No siempre lo que te encanta hacer pues es a lo que te dedicas, eso lo sabes bien. O vives la experiencia o lo sabes de tus vivencias con los demás...Pues, todos lo sabemos y lo hemos escuchado.
¿Trabajas? No, laboro...Eso dicen unas pocas personas. Pues la realidad es así. Se trabaja en algo porque uno se especializó en ello, por las circunstancias de la vida, por la influencia o por uno misma que pretendió que eso le iba a sentir a gusto....Que no siempre es así....

Somos humanos, nos equivocamos. En mi caso, me gusta mi labor de profesión.... y también me gusta escribir (y por supuesto leer de todo, pues a quien le gusta escribir pues también le gusta leer....).
Desde muy pequeña me gustó lo que hago ahora....La ciencia y la lectura/escritura....
De niña veia un programa por tv de Ciencia y quedaba fascinada con la naturaleza humana, pues era un programa del cuerpo humano...Y también me gustaba leer...De acuerdo a como crecia iba leyendo...Antes de saber leer, cuando muy pequeña, pues imaginaba lo que decían las palabras, me adecuaba a las ilustraciones para imaginarme lo que decía...
Pero, en cambio, el programa de Ciencias en la TV, pues sí, ese sí recuerdo que lo veía y escuchaba cuando ya sabía leer...
Pues ahora, de "grande" me sigue gustando lo que me gustaba desde pequeña...
Y tengo un sueño muy grande...Mi sueño de vivir con la naturaleza. No quiero ver paredes de concreto, quiero ver VERDE, quiero una casa llena de flores naturales, llena de animales, es decir, llena de amor....

Mi fascinación es la naturaleza, que incluye a nosotros mismos. Somos fascinantes, tenemos un cerebro maravilloso. A veces no nos damos cuenta....Nuestro cerebro es tán maravilloso, que si le decimos: "Mañana tienes que levantarte 3 am. pues se levanta unos minutos antes o exactamente a esa hora..." ¿Lo has probado? Quizá puedas decir: "yo no acostumbro madrugar, el sueño me vence..."; pero eso es, porque tú misma ya tienes en la mente que el sueño te vence y que no podrías levantarte muy temprano...Tú cerebro te obedece ps....O quizá, sí, tú siempre tienes que levantarte muy temprano y normal, siempre te levantas....O si le pides a tu cerebro: Levántate 3 am, habiéndote acostado 1 am., pues allí sí no te puede hacer caso y eso es porque nuestro cerebro es tan fascinante, que sabe lo que le puede hacer mal en su interior. No él allí, no te hará caso.. Pero OJO, el cerebro no discrimina lo que le pueda hacer mal a su "dueño" en el exterior..., es decir, en el mundo...Si piensas en negativo, pues te cargarás de negatividad y te vendrán cosas que no quieres que vengan a tu vida....Es decir, igual, nuestro cerebro nos hará caso...Sólo que "él" no discrimina, NO esto hace daño, no...Él sólo discrimina lo que le pueda hacer daño en su interior, en el interior del cuerpo humano...(Mis vivencias me han convencido de esto y claro, esto de lo maravilloso que es el cerebro, lo saben muchos).

Levántalo a las 3 am, habiéndote acostado 1 am., pues no..., no te hará caso....Se quedará placidamente dormido (es un decir, pues hará que su dueño siga plácidamente dormido), Y - haciendo un pequeño aparte- lo que es más, a veces el dueño sigue dormido cuando despierta. Dormido en el sentido de la vida, dormido ante las emociones, dormido ante el mundo. No hace nada, solo vive para él mismo y ni para él mismo a veces sabe vivir...
¿Cómo así? Pues mira a tu alrededor, ¿Qué hiciste hoy? ¿Algo aportaste al mundo hoy? Pero, qué puedo aportar hoy a mi prójimo? Pues una sonrisa, un favor, una palabra, un escuchar...Y esto es algo muy importante: " Necesitamos ser escuchados, nos gusta que nos escuchen, a ti ¿no te gusta?"
Pues empieza escuchado tu interior. ¿Qué te gusta? ¿Qué te hace sonreir?  y luego, piensa en los demás ¿Qué le gustaría a esa persona que yo pueda hacerla sonreir?

Todos tenemos nuestra fascinación, y por ende, escuchemos nuestra voz, no dejemos de hacer lo que nos gusta. Y hagamos algo también que guste a los demás....

¿Que te fascina a tí hacer? ¿Cuáles son tus gustos? y esta es la pregunta más importante que yo te hago ¿Qué te gusta escuchar de los demás? o ¿sólo quieres que te escuchen?



Moraleja: El tiempo pasa y si no vives con lo que te gusta hacer, entonces nunca escuchaste la voz de tu interior, nunca te supiste escuchar a ti misma y es más, nunca supiste escuchar a los demás.