viernes, 23 de septiembre de 2016

Mi coche de carga

 Jalaba de la pita la caja de cartón que hacía de mi carro, no tenía llantas, pero andaba, Daba con muchos baches y es más yo lo conducía a ellos. Cuando me cansaba me sentaba a seguir andando mi carro con mi mano...Me encantaba mi carro, me encantaba porque me sentía feliz haciéndolo "rodar", también podía servir de carga, tenía bastante espacio en el que le colocaba juguetillos que encontraba, juguetillos que no eran mas que cachibaches, pero para mi yo de ese entonces eran carga importante que había que cuidar...
Luego pude tener un cochecito con llantas, pero ya no era lo mismo, este cochecito tenía un bebé (muñequito bebé), por lo que no servía para carga y ya tomaba otro sentido....Ya no me divertía como antes...Me di cuenta que no sólo las llantas importaban pues mi caja de cartón no tenía llantas, pero la hacía andar jalándola de una pita y ahora tenía un cochecito con llantas, pero no me divertía igual, pues no era de carga de cosas, sino de carga de "bebé"

Pasó el tiempo y siempre miraba los coches que tenían llantas (coches de juguete) y carros de conducir  de niños. Me fascinaba imaginándolos manejar....Tuve mi triciclo, me divertía con él, pero cuando veía un carro de conducir (para niño) similar a un carro de verdad, me quedaba fascinada...

Pasó el tiempo y recordaba ese tiempo como ahora lo recuerdo....Mi coche de carga que creía era parte del pasado lo tengo en mi vida, porque es normal, todos los tenemos....Ese coche de carga en la que colocamos nuestras alegrias, nuestras esperanzas, pero a veces, sin querer, también lo llenamos de cosas pesadas, pero pesadas con negatividad....Mi coche de carga ha dejado de cargar esas energías enflaquecedoras y se llenaron de carga de olores y colores fulminantes....y con llantas que ruedan en un camino llano, seguro, sin tropezar o chocar con otros coches de carga....Mi coche de carga ahora no es físico (como cuando era niña), como tampoco lo son sus llantas, pero ahora tengo mi propio carro de carga que rueda y me fascina....y ya no más lo conduzco a baches, sino que lo desvío de ellos....